Transitividad y agentividad: el principio de gradualidad para la explicación semántico-discursiva de los procesos. Un enfoque sistémico-funcional

Código: 
20020130100581BA
Período: 
Jue, 01/05/2014 - 00:00 - Lun, 01/05/2017 - 00:00

La lingüística sistémico-funcional (LSF, de aquí en más) toma en consideración el lenguaje como un potencial de significado (Halliday 1978). El lenguaje es un sistema semiótico a partir del que construimos nuestras experiencias internas y externas del mundo. Dentro de esta perspectiva, los enfoques multimodales (Kress y van Leeuwen, 2008; Kress, 2010; Menéndez, 2012) consideran, además, que en la interacción social el lenguaje verbal es central en la representación del mundo, pero que no es el único, dado que en la mayoría de los casos interactúa con otros modos semióticos para hacerlo.

El presente proyecto tiene el propósito de tomarla clasificación de los tipos de verbos propuesta por Halliday ( Halliday 1970, Halliday y Mathiessen 2004) a fin de revisar sus supuestos, discutir sus alcances y ampliar los criterios de clasificación propuestos por este autor, desde una perspectiva que tome en consideración los aspectos discursivos. En ese sentido, consideramos fundamental la incidencia del uso en la definición semántica de los verbos, ya sea por los condicionamientos contextuales inmediatos (los registros) como respecto a los tipos de prácticas en las que se encuentran inmersos (géneros discursivos) y su realización multimodal.

Partiremos de postular un principio de gradualidad como el dispositivo que permite la descripción de la naturaleza semántica de los procesos a partir de sus restricciones socio-cognitivas (Halliday y Mathiessen 1999)y socio-culturales (Halliday 1978). Este principio actúa - dentro de la hipótesis que planteamos - como el regulador de la interpretación semántico-discursiva de los procesos. Esa interpretación permite mostrar claramente los alcances de la descripción gramatical, la explicación gramático-discursiva y la interpretación discursivo-contextual.

El principio está conformado por la relación de tres características y de la combinatoria de los grupos de rasgos que las conforman. Las tres características a considerar son las siguientes: 1) el tipo de proceso; 2) el grado de concreción del proceso y 3) el grado de agentividad del proceso.

Estado: 
En curso